Cambios en prueba de ciudadanía preocupan aquellos con bajo nivel de inglés

El examen de ciudadanía estadounidense se está actualizando, y algunos inmigrantes y defensores temen que los cambios perjudiquen a los examinados con niveles más bajos de dominio del inglés.

La prueba de naturalización es uno de los pasos finales hacia la ciudadanía, un proceso de meses que requiere la residencia permanente legal durante años antes de presentar la solicitud.

Muchos todavía están conmocionados después de que la administración del expresidente republicano Donald Trump cambiara la prueba en 2020, haciéndola más larga y más difícil de aprobar. En cuestión de meses, el presidente demócrata Joe Biden asumió el cargo, firmó una orden ejecutiva destinada a eliminar las barreras a la ciudadanía. Con ese espíritu, la prueba de ciudadanía se cambió a su versión anterior, que se actualizó por última vez en 2008.

En diciembre, las autoridades estadounidenses dijeron que la prueba debía actualizarse después de 15 años. La nueva versión se espera para fines del próximo año.

Los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EE. UU., proponen que la nueva prueba agregue una sección oral para evaluar las habilidades en inglés. Un oficial mostraría fotos de escenarios comunes, como actividades diarias, clima o comida, y le pediría al solicitante que describiera verbalmente las fotos.

En la prueba actual, un oficial evalúa la capacidad de hablar durante la entrevista de naturalización haciendo preguntas personales que el solicitante ya ha respondido en el papeleo de naturalización.