Chicago no encuentra dónde llevar multitud de refugiados inmigrantes

La administración del gobernador J.B. Pritzker anunció que está desechando los planes para un campamento de invierno temporal para inmigrantes en Chicago, citando el riesgo de contaminantes en el antiguo sitio industrial.

El revés se produce mientras Chicago lucha por albergar a más de 24,000 inmigrantes que llegaron desde la frontera con México desde agosto del año pasado, la mayoría en autobuses enviados por el gobernador de Texas, Greg Abbott, según datos de la ciudad. Con el clima más frío a la vuelta de la esquina –y a pesar de una asociación con líderes religiosos para proporcionar alojamiento temporal–, cientos de solicitantes de asilo todavía esperan ser ubicados en aeropuertos y comisarías de policía, algunos de ellos todavía acampan en las aceras fuera de los edificios de las comisarías.

En respuesta a la necesidad urgente, el estado aportó $65 millones para un campamento de tiendas de campaña en Brighton Park diseñado para albergar a 2,000 personas, y para estructuras permanentes en un sitio de 200 camas en el vecindario de La Villita dando prioridad a familias y personas con discapacidades.

La construcción en el sitio de Brighton Park comenzó la semana pasada a pesar de las protestas de los residentes de que la propiedad de 9 acres está contaminada y pondría en riesgo la salud de los inmigrantes alojados allí. Según un informe ambiental publicado el viernes que identificó contaminantes, el sitio anteriormente albergaba una estación ferroviaria con tanques y depósitos de petróleo, una fundición de zinc y un estacionamiento para remolques de camiones.

La ciudad publicó un estudio el viernes por la noche de la consultora Terracon que detalla el descubrimiento y remoción de secciones de suelo del sitio de Brighton Park que contenían niveles de mercurio y otros contaminantes más altos de lo esperado.

La oficina del alcalde Brandon Johnson aseguró, basándose en los hallazgos de Terracon, que el sitio del refugio era seguro para uso residencial temporal. Eso fue antes de que la oficina de Pritzker lo cancelara después de que la Agencia de Protección Ambiental de Illinois revisara el informe ambiental de casi 800 páginas. Para entonces, ya se habían levantado allí varias grandes tiendas de campaña blancas equipadas con unidades HVAC.

«Mi administración está comprometida a mantener seguros a los solicitantes de asilo mientras trabajamos para ayudarlos a lograr la independencia», dijo Pritzker en un comunicado. «No procederemos a alojar a familias en un sitio donde todavía existen graves preocupaciones ambientales».

La Agencia de Protección Ambiental de Illinois concluyó que se necesitaban más pruebas para garantizar que el sitio fuera seguro. La construcción se detuvo el lunes mientras la agencia ambiental del estado evaluaba el informe, que recopiló resultados de laboratorio que evaluaron el suelo, el agua subterránea y el gas del suelo del sitio.

Un análisis encontró niveles excesivos de mercurio, cuatro metales, DEHP (una sustancia química presente en los productos plásticos) y dos compuestos orgánicos semivolátiles (SVOC), que se pueden encontrar en pesticidas, productos a base de petróleo y retardantes de fuego. Según el informe, el suelo que rodeaba las muestras marcadas fue excavado y eliminado fuera del sitio, y se construyó una barrera para limitar el acceso a ese suelo.

La oficina del alcalde Brandon Johnson dijo que con tales salvaguardas, el sitio era seguro para viviendas temporales. Después de que el proyecto fuera cancelado el martes, dijo a los periodistas que “la misión sigue muy viva” de encontrar refugio para los inmigrantes que duermen al aire libre.