Cierran por fraude casino de exsenador

Un casino de New Hampshire propiedad de un exsenador estatal acusado de comprar autos de lujo con un préstamo de ayuda COVID-19 obtenido de manera fraudulenta será cerrado el 1 de enero, pero se le permitirá reabrir en seis meses si se vende a un nuevo propietario, dijo la comisión de lotería estatal. en una decisión hecha pública el jueves
En agosto, la comisión intentó revocar permanentemente la licencia de operador de juegos de Andy Sanborn, pero él apeló la decisión y solicitó una audiencia ante un examinador independiente. Esa audiencia se celebró a principios de este mes y el miércoles se emitió una decisión.
Sanborn, un republicano de Bedford, es propietario del Concord Casino dentro de The Draft Sports Bar and Grill en Concord y buscaba abrir un lugar de juego benéfico mucho más grande a unas pocas millas de distancia. Pero la comisión argumentó que su licencia debería ser revocada porque obtuvo fondos federales de manera indebida, tergiversó cómo gastó el dinero, se pagó grandes sumas de alquiler y no mantuvo registros precisos en general.
Según la investigación, Sanborn obtuvo de manera fraudulenta $844,000 en fondos de la Administración de Pequeñas Empresas entre diciembre de 2021 y febrero de 2022. Los casinos y las instalaciones de juego benéficas no eran elegibles para tales préstamos, pero Sanborn omitió su nombre comercial, “Concord Casino”, de su solicitud y enumeró su actividad comercial principal como “servicios varios”, dijeron los funcionarios.
Se le acusa de gastar 181.000 dólares en dos coches de carreras Porsche y 80.000 dólares en un Ferrari para su esposa. Sanborn también se pagó a sí mismo más de $183,000 por lo que caracterizó como alquiler de sus propiedades en Concord, dijeron los investigadores.
En su fallo, el examinador de audiencias Michael King dijo que no estaba dentro de su competencia determinar si la solicitud de préstamo era fraudulenta, pero dijo que presentarla con “información claramente falsa y/o engañosa” era suficiente para suspender su licencia porque tal acción “socava la confianza del público en los juegos benéficos”. También rechazó la afirmación de Sanborn de que los automóviles no se compraron con el préstamo, diciendo que había una “línea recta” desde la recepción del préstamo hasta la compra de los vehículos. Y señaló que ninguno de los coches era de fabricación estadounidense, lo que viola las condiciones del préstamo.
La revocación de la licencia no era apropiada, dijo King, porque a otros titulares de licencias se les había dado la oportunidad de vender sus negocios antes de las suspensiones o revocaciones.
Sanborn, que no asistió a la audiencia porque estaba en una cita médica, no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios el jueves. Su abogado había argumentado que todo el caso del estado se basó en una investigación descuidada y acusaciones no probadas sobre el préstamo de ayuda por COVID-19.
Cuando se anunciaron las acusaciones en agosto, los funcionarios dijeron que se había notificado a las autoridades federales y que el estado había iniciado una investigación criminal.