Condenan a cura de East Providence por posesión de pornografía infantil

  • El juez los condena a cinco años de libertad condicional, es decir, que sigue en la calle. La pena máxima es 20 años.
  • El fiscal detalló 12,000 imágenes y 1,300 videos encontrados en posesión del cura que mostraban a 190 niñas prepúberes, algunas involucradas en abusos sádicos y masoquistas.

Calificando sus crímenes de atroces y una enorme violación de la confianza hacia los feligreses a los que alguna vez sirvió, un juez federal condenó el miércoles a un sacerdote católico romano a cumplir seis años de prisión.

«Me inclino firmemente a darle más que eso», dijo el juez del Tribunal de Distrito de Estados Unidos William E. Smith al sentenciar al cura James Ward Jackson, de 68 años.

Smith excedió el plazo de cinco años acordado con el fiscal federal adjunto John McAdams y el abogado de Jackson, John Calcagni, al sentenciar a Jackson a 72 meses, por recibir pornografía infantil. El sacerdote prestó servicios en la parroquia católica St. Mary en Broadway.

El juez dijo que estaba preocupado por el caso y se basó en el recuerdo de un sacerdote de su infancia que cometió delitos similares y fue sentenciado en un tribunal estatal a 25 años.

«No puedo entender cómo le pasó a él. No puedo entender cómo te pasó a ti», dijo Smith.

Miembros del Grupo de Trabajo sobre Crímenes en Internet contra Niños de la Policía Estatal de Rhode Island arrestaron a Jackson en octubre de 2021 durante un registro de dos habitaciones dentro de la rectoría de St. Mary, donde vivía.

Las autoridades en ese momento dijeron que un detective de East Providence asignado al grupo de trabajo había identificado una dirección IP de computadora de la rectoría como utilizada para compartir archivos de material de abuso sexual infantil en una red de intercambio de archivos de igual a igual.

Dijeron que la dirección IP había sido «utilizada varias veces entre el 26 de septiembre y el 17 de octubre de 2021, para ver y compartir videos consistentes con material de abuso sexual infantil».

En un memorando de sentencia presentado esta semana, McAdams detalló 12,000 imágenes y 1,300 videos encontrados en posesión de Jackson que mostraban a 190 niñas prepúberes, algunas involucradas en abusos sádicos y masoquistas.

McAdams leyó cartas de algunas de las 18 víctimas que presentaron declaraciones de impacto ante el tribunal.

Dijeron que estaban plagados de ansiedad porque otros veían su abuso y los reconocían y de los videos que recirculaban en Internet para que otros perpetradores los vieran.

«Es como si el abuso siguiera ocurriendo», leyó McAdams.

Smith observó que, para él, los delitos de Jackson parecían peores que otros casos de pornografía infantil.

‘Es abusivo. Está diseñado para doler», coincidió McAdams.

Jackson ha estado recluido en el Centro de Detención Donald W. Wyatt desde que en octubre pasado las autoridades determinaron que violó las condiciones de su libertad previa al juicio al acceder a más material de abuso sexual infantil mientras vivía en Kansas.

La jueza federal Patricia Sullivan ordenó la detención de Jackson después de que una investigación separada de pornografía infantil llevó a la policía a registrar una casa en Leawood, Kansas, donde Jackson se alojaba con familiares.

Jackson no ha sido acusado penalmente en Kansas, aunque las conclusiones de la policía han sido remitidas a la oficina del fiscal de distrito del condado de Johnson, según la policía de Overland Park.

El obispo Thomas J. Tobin,  quien dirigía la Diócesis de Providence, destituyó a Jackson como pastor y le prohibió el ministerio sagrado tras su arresto.

Fue instalado como párroco en St. Mary unos tres meses antes de su arresto. Anteriormente pasó más de una década como pastor de la Iglesia Católica Nuestra Señora del Monte Carmelo en Littleton, Colorado.

Es miembro de la Fraternidad Sacerdotal de la Provincia Norteamericana de San Pedro. Un abogado de la organización dijo: ‘Hasta que el P. Jackson fue arrestado, la Fraternidad de San Pedro no tuvo conocimiento de nada en sus palabras o comportamiento que pudiera suscitar sospechas sobre tales acciones. Crímenes de este tipo son execrables y los católicos deberían orar por las víctimas de la pornografía y trabajar para poner fin a su industria.’

Jackson dijo al tribunal que estaba contento de haber sido arrestado y de haberle impedido acceder al material. Dijo que estaba profundamente avergonzado y arrepentido por acceder a la malvada ‘inmundicia’.

«Seré un paria en la sociedad», dijo.

Smith ordenó a Jackson someterse a un tratamiento de delincuente sexual y someterse a registros sin previo aviso de sus dispositivos electrónicos durante los cinco años de libertad supervisada después de su sentencia. Se le ordenó no tener contacto con niños menores de 18 años y no merodear en áreas donde se congregan niños.

McAdams y Calcagni determinarán la restitución que Jackson pagará a sus víctimas en las próximas semanas.

Jackson se había enfrentado a un mínimo de cinco años de prisión y hasta 20 años en el momento de la sentencia. Fuente: The Providence Journal/ NBC 10 news.