Congresistas republicanos visitan frontera Texas

El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Mike Johnson, encabezó a unos 60 compañeros republicanos en el Congreso en una visita el miércoles a la frontera con México para exigir políticas de inmigración de línea dura a cambio de respaldar la solicitud de financiamiento de emergencia para Ucrania en tiempos de guerra del presidente Joe Biden. Expresó serias dudas sobre si apoyaría un compromiso bipartidista.

El viaje a Eagle Pass, Texas, se produjo mientras el Senado participa en delicadas negociaciones con la esperanza de llegar a un acuerdo.

Dado que el número de cruces ilegales hacia Estados Unidos superó los 10,000 en varios días del mes pasado, la ciudad fronteriza ha estado en el centro de la Operación Estrella Solitaria del gobernador republicano Greg Abbott, su iniciativa de casi 10, 000 millones de dólares que ha puesto a prueba la autoridad del gobierno federal en materia de inmigración y elevó la lucha política sobre el tema.

Un acuerdo en las largas conversaciones en Washington podría desbloquear el apoyo republicano del Senado al paquete de 110,000 millones de dólares de Biden para Ucrania, Israel y otras prioridades de seguridad de Estados Unidos. En reuniones, los senadores Kyrsten Sinema, IAriz, James Lankford, republicano por Oklahoma, y Chris Murphy, demócrata por Connecticut, están tratando de lograr avances antes de que el Congreso regrese a Washington la próxima semana.

Pero Johnson, republicano por Luisiana, dijo a The Associated Press durante el recorrido por la frontera que se aferraba firmemente a las políticas de un proyecto de ley aprobado por los republicanos de la Cámara de Representantes en mayo sin un solo voto demócrata, construiría más muro fronterizo e impondría nuevas restricciones a los solicitantes de asilo. Los demócratas calificaron la legislación de “cruel” y “antiinmigrante” y Biden prometió un veto.

“Si se parece a la H.R. 2, hablaremos de ello”, dijo Johnson sobre cualquier legislación fronteriza que surja del Senado.

En una conferencia de prensa, Johnson también sugirió que podría utilizar la inminente fecha límite de financiación del gobierno como mayor influencia.

“Si el presidente Biden quiere un proyecto de ley de gasto suplementario centrado en la seguridad nacional, será mejor que comience por defender la seguridad nacional de Estados Unidos”, dijo Johnson Y añadió: “Primero queremos cerrar y asegurar la frontera”.

Biden ha expresado su voluntad de hacer concesiones políticas, ya que el número histórico de migrantes que cruzan la frontera es un desafío cada vez mayor para su campaña de reelección de 2024. El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y el personal de la Casa Blanca han participado en las negociaciones del Senado.

«Tenemos que hacer algo», dijo Biden a los periodistas el martes por la noche. Dijo que el Congreso debería aprobar su propuesta de seguridad nacional porque también incluye dinero para gestionar la afluencia de inmigrantes. «Deberían darme el dinero que necesito para proteger la frontera», dijo.

Los funcionarios de la administración han criticado el viaje de Johnson como una estratagema política que hará poco para resolver el problema. El portavoz de la Casa Blanca, Andrew Bates, dijo que los republicanos estaban comprometiendo la seguridad nacional al amenazar con cerrar el gobierno y retrasar la aprobación de fondos para seguridad fronteriza adicional.

“Cuando estén en la frontera, verán la magnitud del problema y verán por qué hemos dicho durante unas tres décadas que su fallido sistema de inmigración necesita desesperadamente una reforma legislativa”, dijo Mayorkas a CNN el miércoles. «Así que estamos centrados en las soluciones y esperamos que ellos regresen a Washington y se centren también en las soluciones».