Congreso de EE. UU. evita in extremis cierre del gobierno

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, promulgó el proyecto de ley provisional para evitar un cierre del Gobierno aprobado por el Congreso apenas unas horas antes de la crítica fecha límite de medianoche [de este sábado], cuando los fondos para las agencias federales estaban a punto de agotarse.

El Congreso estadounidense evitó el sábado (30.09.2023) el cierre del Gobierno de Estados Unidos y las dos Cámaras aprobaron una ley que amplía la financiación para asuntos clave durante 45 días, pese a las reticencias de un grupo de legisladores republicanos radicales.

Tres horas antes de la medianoche del sábado, plazo en que el gobierno quedaba bloqueado por falta de fondos, el Senado aprobó mantener el funcionamiento de la administración hasta mediados de noviembre con una resolución aprobada horas antes en la Cámara de Representantes.

La solución llegó luego de que el presidente republicano de la Cámara, Kevin McCarthy, hizo un último intento para evitar la parálisis que hacía peligrar desde las operaciones militares hasta la ayuda alimentaria y la formulación de políticas federales.

Tres horas antes de la fecha límite y unas horas después de la aprobación de la Cámara Baja, el Senado de Estados Unidos dijo sí a la norma que no contiene los dos asuntos más polémicos: un aumento en la ayuda a Ucrania y de los fondos para la frontera.

«Hemos evitado el cierre. El bipartidismo, que ha sido la marca registrada del Senado, ha prevalecido, y el pueblo estadounidense puede respirar aliviado», afirmó el líder de la mayoría demócrata en la Cámara Alta, Chuck Summer, minutos antes de que se celebrara una votación con el resultado de 88 síes y 9 noes.

Pese a que la ley, que ahora será firmada por el presidente Joe Biden, no contempla seguir ayudando a Ucrania, Summer afirmó que ha acordado con el líder republicano Mitch McConnell continuar «luchando» por que los presupuestos definitivos contemplen seguir enviando ayuda a Kiev.

Biden celebra acuerdo

A través de un comunicado, Biden celebró el acuerdo bipartidista y afirmó que «nunca» se debería haber estado «en esta posición», con los «republicanos extremistas» evitando el consenso y exigiendo «recortes drásticos y devastadores».

En la Cámara de Representantes (Cámara Baja), de mayoría republicana, la ley obtuvo esta tarde un total de 334 votos a favor, 209 de congresistas demócratas y 125 de republicanos.

Un total de 91 republicanos votaron en contra, muchos de ellos pertenecientes al grupo de afines al expresidente Donald Trump, que se agrupan bajo el «Freedom Caucus» (El Caucus de la Libertad) y también conocidos como MAGA (nombre dado por el «Make America Great Again»), quienes mantienen su pulso con Kevin McCarthy por considerarlo demasiado moderado.

Por la noche, tres horas antes de la fecha límite de medianoche y tras las reticencias de un senador demócrata que pedía un mayor compromiso con Ucrania, el Senado de Estados Unidos aprobó la medida para financiar al Gobierno federal y permitir que haya flujo de dinero en las agencias gubernamentales y también fondos para la recuperación de desastres naturales.

Financiación hasta el 17 de noviembre

Evita así, aunque temporalmente (hasta el 17 de noviembre), el cierre del Gobierno, que habría tenido severas consecuencias para el funcionamiento del Gobierno del país y también para su economía.

«No quiero ser parte del equipo que cree que la única opción es cerrar y no pagar a nuestras tropas», afirmó McCarthy en una rueda de prensa tras la votación. Prefiere, añadió, «ser parte de un grupo conservador que quiere que las cosas se solucionen».

Ucrania y la frontera sur eran los puntos de mayor fricción entre demócratas y republicanos y finalmente McCarthy apostó por sacarlos del tablero de juego para lograr un apoyo bipartidista, pese al rechazo de los radicales de su partido.

A partir de esta media noche, la Administración pública iba a quedarse sin fondos, con el cierre de la mayoría de las agencias gubernamentales, museos y parques nacionales, mientras que 1,3 millones de militares y cientos de miles de funcionarios iban a dejar de percibir su salario. Fuentes: afp, efe, reuters, CNN, y DW.