Daniel Noboa, heredero de un imperio empresarial, gana la elección presidencial de Ecuador

Daniel Noboa, el heredero de un imperio de banano de 35 años, ganó la elección presidencial de Ecuador el domingo, en una campaña electoral en la que había mucho en juego y estuvo impulsada por la frustración del electorado de un país afectado por la violencia y una economía en crisis.

Noboa, figura outsider de centroderecha, derrotó a Luisa González, la candidata de la izquierda elegida personalmente por el expresidente Rafael Correa, quien contendió con la promesa de regresar al país al periodo de prosperidad y bajas tasas de homicidios durante el gobierno correísta.

Los resultados de la votación indican un deseo de cambio en un país de más de 17 millones de habitantes en la costa occidental de Sudamérica que ha experimentado un aumento en la violencia de grupos criminales internacionales y pandillas locales, que han transformado Ecuador en un actor clave en el tráfico mundial de las drogas, lo que ha llevado a decenas de miles de ecuatorianos a migrar hacia la frontera entre México y Estados Unidos.

Como buena parte de América Latina, Ecuador ha sufrido un golpe económico importante por la pandemia del coronavirus, y muchas personas han batallado para ganar suficiente dinero para proveer para sus familias. Solo el 34 por ciento de los ecuatorianos tienen un empleo adecuado, según los datos del gobierno.

Noboa, lleva el 52,29 por ciento de los votos, mientras que González lleva el 47,71 por ciento, con más del 93 por ciento de los votos escrutados el domingo en la tarde, de acuerdo con las cifras oficiales.

González aceptó su derrota en un discurso y agradeció a sus seguidores.

“A los que no votaron por nosotros, pues nuestras felicitaciones, porque ha ganado aquel candidato que eligieron y, como ecuatorianos, también abrazarlos”, dijo. “Y, por supuesto, al candidato, ahora presidente electo, Daniel Noboa, nuestras felicitaciones profundas porque es democracia. Nosotros jamás hemos llamado a incendiar una ciudad ni jamás salimos gritando fraude”.

Noboa, en su primer discurso como presidente electo, agradeció a los votantes por apoyar “un proyecto político improbable”.

“Hoy cerramos un capítulo de campaña, mañana empezamos a trabajar para reconstruir un país que ha sido gravemente golpeado por la violencia, la corrupción y por el odio”, dijo.

Ecuador había sido un país pacífico en comparación con sus vecinos, en especial Colombia, que por décadas estuvo afectada por la violencia de grupos armados guerrilleros, unidades paramilitares y carteles de las drogas. Fuente: The New York Times