/

Desmantelan red enviaba kilos de cocaína a CT desde Puerto Rico

Un hombre de Connecticut fue sentenciado esta semana a casi siete años de prisión por tráfico de cocaína, según las autoridades federales.

Luis Cepeda, también conocido como “Doogie”, de 35 años, de Bridgeport, fue sentenciado por la jueza federal de distrito Janet C. Hall en New Haven a un total de 70 meses de prisión, seguidos de tres años de libertad supervisada, según un informe federal.

Las autoridades, citando documentos judiciales y declaraciones hechas en el tribunal, dijeron que una investigación realizada por el Grupo de Trabajo del Área de Tráfico de Drogas de Alta Intensidad de Bridgeport de la DEA y la Policía Estatal de Connecticut “determinó que una organización de narcotráfico encabezada por Landdy Rodríguez, también conocido como ‘Oso’, trataba de obtener cantidades en kilogramos de cocaína a través del correo estadounidense desde Puerto Rico”.

Luego, en 2021, los investigadores “interceptaron llamadas telefónicas durante las cuales Reinaldo Colón Oliveras, mientras estaba encarcelado en una prisión federal en Atlanta y usando un teléfono celular de contrabando, organizaba el envío de cocaína a Rodríguez y su socio, Thomas Marra. Rodríguez y Marra distribuyeron además la droga a una red de asociados”, dijeron las autoridades federales en un comunicado.

Las autoridades también dijeron que Rodríguez “ordenó a su primo, Jaime Rodríguez, que le entregara cinco kilogramos de cocaína desde Florida”. Landdy Rodríguez “también recibió cocaína de parte de Salvador Crespo, quien regentaba un bar clandestino en Bridgeport”, dijeron las autoridades federales en el comunicado.

Además, Landdy Rodríguez “facilitó múltiples transacciones de fentanilo”, dijeron las autoridades en el comunicado, señalando que en 2021, Cepeda “compró 400 gramos de cocaína a Landdy Rodríguez y Crespo”.

Landdy Rodríguez, Colón, Marra, Jaime Rodríguez y Crespo se declararon culpables de los cargos relacionados y fueron sentenciados, dijeron las autoridades en el comunicado.

La investigación fue realizada por el Grupo de Trabajo del Área de Tráfico de Drogas de Alta Intensidad de Bridgeport de la Administración de Control de Drogas (DEA) y la Policía Estatal de Connecticut, con la ayuda de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos; la Oficina Federal de Investigaciones y el Departamento de Policía de Waterbury. El grupo de trabajo incluye miembros de la Oficina de Residentes de Bridgeport de la DEA, la Policía Estatal de Connecticut y los Departamentos de Policía de Bridgeport, Danbury, Milford, Norwalk, Stamford y Stratford. Fuente: Hartford Courant.