El arte puede ayudar a tu salud mental

Cuando Frank Clark estudiaba psiquiatría en la Facultad de Medicina, decidió escribir su primer poema.

“Toda esa cháchara que estaba en mi cabeza, todo lo que había estado sintiendo, solo tenía que ponerlo sobre el papel y mi bolígrafo hablaría por mí”, dijo, recordando sus pensamientos de aquel entonces.

En aquella época, batallaba con la depresión y había recurrido a varias cosas para mantenerla a raya, entre ellas correr, ir a terapia, tomar medicamentos y apoyarse en su fe.

“Tenía que encontrar algo más para llenar el vacío”, dijo. Resultó que la poesía era la pieza que faltaba en su “rompecabezas del bienestar”.

“Vi una mejora en mi estado de ánimo”, comentó Clark, quien ahora tiene un consultorio en Greer, Carolina del Sur. “Me dio otra salida”.

La idea de que el arte puede mejorar el bienestar mental es algo que mucha gente entiende de manera intuitiva pero puede perder de vista, sobre todo si nos hemos desconectado del baile, la escritura creativa, el dibujo y el canto que solíamos disfrutar de niños.

Pero hay un “conjunto de pruebas bastante sólido” que da a entender que crear arte, al igual que actividades como asistir a un concierto o visitar un museo, puede ser bueno para la salud mental, afirmó Jill Sonke, directora de investigación del Centro para las Artes en Medicina de la Universidad de Florida.