El Sol de Rhode Island lucha por mantener edición impresa; Renuncian ejecutivos

“No es fácil mantener un periódico impreso en la calle, pero nosotros vamos a luchar para que así sea, vamos a mantener este periódico cada 15 días en las calles, para servir a nuestra comunidad hispana”, dice en su mensaje el director de El Sol de Rhode Island.

La crisis de la publicidad en los medios impresos ahora toca al periódico El Sol de Rhode Island, una iniciativa periodística que surgió a mediados de junio pasado y que ha logrado notable aceptación en la comunidad hispana de Rhode Island.  

Esta semana que transcurre uno de los fundadores del periódico, el veterano fotorreportero Octavio Gómez, presentó su renuncia definitiva frente a sus socios, el periodista Wilson Hernández, presidente y editor, y el líder comunitario Isidro de León, vicepresidente de mercadeo.

Gómez había dicho en reuniones anteriores del equipo ejecutivo que no estaba en capacidad de seguir haciendo aportes económicos para subsidiar el déficit financiero producido por El Sol de Rhode Island, aportes que han representado aproximadamente un 20 por ciento de los aportes hecho por Hernández y De León, de acuerdo a los records financiero de la empresa.

En la reunión del staff, el martes pasado, Gómez presentó su salida definitiva del periódico, y enfatizó que, además de las razones económicas, problemas de salud le impedían seguir adelante con el esfuerzo.

Isidro De León, asimismo, también había presentado en varias reuniones del staff sus limitaciones de tiempo para dedicar al periódico, porque trabaja fuera de la ciudad en una empresa en la que ha estado laborando por más de 30 años.

En la tarde de ayer viernes, De León se comunicó con Hernández para informarle que le resultaba imposible seguir adelante en el periódico, pues además de las limitaciones de tiempo estaba compelido a atender emergencia de salud de parientes cercanos.

El director de El Sol de Rhode Island, Wilson Hernández, un periodista con más de 30 años de experiencia profesional, y especialista en marketing, publicó la semana pasada un video en las redes sociales el que anuncia cambios en el periódico en los próximos días.

Hernández informa en el anuncio que el periódico reforzará sus plataformas digitales, con nuevas herramientas y nuevos contenidos, y creará nuevas estrategias para mantener operando El Sol de Rhode Island.

“No es fácil mantener un periódico impreso en la calle, pero nosotros vamos a luchar para que así sea, vamos a mantener este periódico cada 15 días en las calles, para servir a nuestra comunidad hispana”, dice en su mensaje el director de El Sol de Rhode Island.

CRISIS EN MEDIOS

La crisis de la publicidad también ha tocado a otros medios de comunicación hispanos en la ciudad, algunos de los cuales han desaparecido.

El periódico The Boston Globe en su edición del 28 de septiembre pasado, publica una noticia en la que informa sobre las quejas por falta de apoyo publicitario de uno de los hispanos más prestigiosos de Rhode Island, el doctor Pablo Rodríguez. La nota publicada en la ocasión del Mes de la Herencia Hispana en los Estados Unidos se titula: “Durante el Mes de la Herencia Hispana, un médico dice que Rhode Island puede hacerlo mejor: “El martes de tacos no es un progreso” (During Hispanic Heritage Month, doctor says R.I. can do better: ‘Taco Tuesday is not progress. It is appeasement.’)

Y en resumen dice: El doctor Pablo Rodríguez, un veterano defensor de la salud pública y locutor en la radio latina, fue el orador principal durante la “Cumbre LatinX de Rhode Island College 2023: Reconectar, descubrir, construir: ¿Cuál es su historia?” realizada el fin de semana.

Rodríguez dijo que en marzo lanzó el primer sitio web de salud en español de Rhode Island, nuestrasalud.com (“Nuestra salud”). Pero que no recibió apoyo para la iniciativa de los dos grupos hospitalarios más grandes del estado: Lifespan y Care New England.

Rodríguez sostuvo que un sitio web de este tipo debería haber sido creado por esas dos grandes organizaciones y no por “un ginecólogo jubilado” como él, y dijo que esas entidades podrían haberse visto obligadas a competir para respaldar el sitio web.

“Pero es todo lo contrario”, dijo Rodríguez. “El departamento de marketing de Lifespan ni siquiera responde a mis múltiples correos electrónicos pidiendo ayuda, pero sí responde cuando quiero destacar a uno de sus médicos o programas.

El CNE (Care New England) respondió después de múltiples solicitudes y solo dijo que su pequeño presupuesto ya está comprometido con ‘solo lo básico’, indica The Boston Globe.