El superávit presupuestario de RI es mayor de lo previsto

En algunos años anteriores, el problema era el gasto excesivo. No este año.

El exceso de presupuesto aparece como un tema recurrente en el informe de cierre recién publicado emitido por la contralora estatal Dorothy Pascale para el año fiscal que finalizó el 30 de junio.

El resultado final: el estado recaudó $12,3 millones más de lo previsto en impuestos y tasas, mientras que gastó $85 millones menos de lo presupuestado cuando los legisladores aprobaron (y el gobernador Dan McKee firmó) el plan de gastos del estado para el año que terminó el 30 de junio de 2023.

El resultado neto después de una serie de ajustes requeridos legalmente es que el superávit de fin de año fiscal 23, que está disponible para gastar este año, es $29 millones mayor de lo que los redactores del presupuesto legislativo anticiparon cuando construyeron el presupuesto del año actual. Pero esa no es la gran noticia. La gran noticia es el gasto por debajo del presupuesto.

¿En qué no gasta el Estado?

A pesar de las grandes promesas de abordar la crisis de vivienda (y falta de vivienda) que encabeza las noticias en Rhode Island, el brazo de ‘Vivienda y Desarrollo Comunitario’ de la Oficina Ejecutiva de Comercio del estado gastó $76,5 millones menos que los $148,7 millones en dólares, en su mayoría federales, destinados por los legisladores del estado a:

Desarrollo de viviendas asequibles. Asistencia para personas sin hogar. Adquisición de sitios. Asistencia para el pago inicial Vivienda para la fuerza laboral. Programa de predesarrollo de viviendas asequibles. Reparación de viviendas y revitalización de la comunidad. Plan de vivienda estatal. Infraestructura para personas sin hogar.

Cuando se le pidió que explicara, Joseph Lindstrom, portavoz del Departamento de Vivienda, dijo a The Journal: ‘La respuesta breve a su pregunta es que a menudo hay un retraso entre la obligación de fondos para los proyectos y el momento en que el dinero sale por la puerta. ‘

«Con respecto a los programas para personas sin hogar a los que hace referencia», dijo, «el 100% de la financiación del año fiscal 23 se ha comprometido en su totalidad». En cuanto a los programas de desarrollo de viviendas con saldos (desarrollo de viviendas asequibles, viviendas para trabajadores y el programa de revitalización comunitaria), todos esos fondos (excepto $2,5 millones) han sido comprometidos.’

Citó un comunicado de prensa de mayo de 2023, titulado ‘El gobernador McKee anuncia concesión de más de 100 millones de dólares para crear más de 1.400 unidades de vivienda’, como prueba de que los dólares aparentemente no gastados se han destinado a fines específicos. (En este punto, sin embargo, Rhode Island Housing informa: sólo 36 unidades están terminadas, pero otras 407 están en construcción, incluidas 370 designadas como «asequibles».)

¿Qué otras agencias gastaron menos de lo necesario?

La vivienda fue lo que llamó la atención, pero no es la única agencia que gastó menos.

El Departamento de Servicios Humanos, en constante lucha, gastó $16,9 millones menos de lo presupuestado.

La burocracia educativa de múltiples niveles del estado –desde la escuela primaria hasta la universidad– gastó 169,9 millones de dólares menos que los 2.100 millones de dólares presupuestados, aunque la mayoría de esos dólares no gastados fueron dólares federales (no estatales) previstos. (En el nivel primario y secundario, el portavoz Víctor Morente dijo que el gasto insuficiente involucra principalmente fondos federales de «ayuda de emergencia», disponibles hasta 2025, que fueron presupuestados «en base a una estimación de cuánto solicitarán las agencias de educación locales como reembolso» , hecho con un año de antelación).

La agencia hospitalaria del estado sólo gastó $1 millón de los $7,3 millones presupuestados; edificios y campus; del hospital estatal Zambarano en Burrillville. (Una portavoz del Departamento de Administración dijo que el trabajo en dos «proyectos importantes» se retrasó, incluidas renovaciones «en preparación para albergar a pacientes con ventiladores… actualmente reciben atención en el edificio Regan en el campus de Cranston… antes Comienzan las renovaciones en el edificio Regan en Cranston)

La propia legislatura gastó $12,5 millones menos que los $57 millones que se presupuestaron.

¿Qué esto significa?

Panorama general: el estado finalizó el año fiscal 23 el 30 de junio con un superávit de $410 millones. De esa cantidad, se anticiparon $369 millones y se incorporaron al presupuesto de $14.8 mil millones del año fiscal actual que comenzó el 1 de julio. A primera vista, eso agrega $41 millones al superávit, pero la ley estatal exige que cualquier «ingreso excedente» – en este caso, los $12,3 millones – se dividirán en partes iguales entre el fondo de jubilación estatal y el Fondo de Emergencia del estado. El superávit disponible (frente a las expectativas) es de 29 millones de dólares. Fuente: The Providence Journal.