En Arizona falta agua. El estado piensa conseguirla en México

A 80 kilómetros al sur de la frontera de Estados Unidos, en los límites de una ciudad en el golfo de California, algunas hectáreas de arbustos arenosos podrían determinar el futuro de Arizona.

A medida que las dos fuentes principales de agua del estado estadounidense, el agua subterránea y el río Colorado, disminuyen debido a la sequía, el cambio climático y el uso excesivo de agua, los funcionarios consideran una medida hidrológica desesperada: la construcción de una planta en México para extraer sal del agua de mar y luego canalizar esa agua cientos de kilómetros, la mayor parte cuesta arriba, hasta Phoenix.

La idea de construir una planta desalinizadora en México se ha debatido en Arizona durante años. Sin embargo, ahora, un proyecto de 5000 millones de dólares propuesto por una empresa israelí se está considerando seriamente, una señal de cómo las preocupaciones sobre la escasez de agua están inquietando a los políticos en Arizona y en todo el oeste de Estados Unidos.

El 1 de junio, el estado anunció que el área de Phoenix, la región de más rápido crecimiento en Estados Unidos, no tiene suficiente agua subterránea para sustentar todas las viviendas futuras que han sido aprobadas. Las ciudades y los desarrolladores que quieran construir proyectos más allá de lo permitido tendrían que encontrar nuevas fuentes de agua.

Los funcionarios estatales están considerando destinar 750 millones de dólares iniciales al costo del proyecto de desalinización, aunque la gobernadora Katie Hobbs, demócrata, aún no lo ha aprobado.

“Desalinizar en México es una solución muy posible para Arizona”, dijo Chuck Podolak, el funcionario estatal a cargo de encontrar nuevas fuentes de agua. El año pasado, los legisladores acordaron otorgar a su agencia, la Autoridad Financiera de Infraestructura Hídrica de Arizona, 1000 millones de dólares para esa misión. Podolak afirmó que cualquier proyecto de agua que se construya “parecerá loco y ambicioso, hasta que se complete. Y así es nuestra historia en Arizona”.