En Guatemala progresista Bernardo Arévalo toma ventaja en elecciones

Bernardo Arévalo lidera las elecciones del domingo para ser el próximo presidente de Guatemala después de que los votantes mostraran su disgusto por la corrupción generalizada y la incapacidad de los líderes para abordarla, según mostraron los primeros resultados.

Es casi seguro que una posible victoria del candidato progresista angustie a los políticos que han disfrutado de impunidad por la corrupción, junto con algunos miembros de la élite adinerada y sus aliados en el crimen organizado.

Con cerca del 90% de los votos escrutados, el Tribunal Supremo Electoral informó que el hijo del expresidente Juan José Arévalo, representante del Movimiento Semilla, aventajaba a la exprimera dama Sandra Torres por 59% a 35%.

Se necesitaron más de dos semanas para que se certificaran los resultados de la primera ronda de votación en junio. Los partidos perdedores lograron que los tribunales intervinieran y ordenaran una revisión de los recuentos de votos de los precintos.

Cuando las autoridades electorales finalmente estuvieron listas para certificar, la Fiscalía General de la República anunció una investigación sobre las firmas que el Movimiento Semilla había reunido para registrarse años antes como partido. Esa investigación continúa, y los fiscales parecen estar en camino de despojar a Arévalo de su partido.

Los dos candidatos ofrecieron caminos marcadamente diferentes a seguir. Torres se convirtió en aliada del saliente y profundamente impopular presidente Alejandro Giammattei en su tercera candidatura a la presidencia. Arévalo, con el progresista Movimiento Semilla, se subió a una ola de resentimiento popular hacia la política hasta su sorpresivo lugar en la segunda vuelta.

Pero las medidas para arrastrar el proceso electoral a los tribunales después de la primera ronda de votación en junio llevaron a muchos guatemaltecos a preguntarse qué sucedería entre los resultados del domingo y la transferencia del poder el 14 de enero. El país más poblado de América Central y la economía más grande de la región continúa luchando contra la pobreza y la violencia generalizadas que han llevado a cientos de miles de guatemaltecos a emigrar a los EE. UU., en los últimos años.

La votación parecía haber sido pacífica. La Fiscalía General, que buscó sin éxito suspender el partido de Arévalo antes de la votación, anunció varios arrestos por interferencia con el proceso, pero parecían ser menores.

El analista político Renzo Rosal señaló que la presencia más intensa de lo habitual de agentes uniformados de la Fiscalía General de la República en los centros de votación de todo el país “podría interpretarse como una forma de intimidación”.