En medio de la crisis inmobiliaria empresa construye viviendas para sus trabajadores

Cuando Maggie Randolph se enteró de que sus empleados tenían dificultades para encontrar vivienda, tomó el asunto en sus propias manos.

Su capacidad para dotar de personal a su negocio de vida asistida en Durham dependía de los trabajadores, quienes a su vez necesitaban lugares estables para vivir.

«Necesitábamos formas creativas de ofrecer beneficios porque ya nos acercábamos a una crisis de personal», dijo durante un foro sobre vivienda en Saint Anselm College el viernes.

Primero, Randolph y su esposo, el desarrollador John Randolph, trabajaron para construir un edificio de viviendas para trabajadores de siete unidades, limitando el alquiler al 30 por ciento del salario de los empleados. Ahora está abordando un proyecto más grande: 44 casas pequeñas en Back River Road en Dover. Hasta ahora, 13 unidades ya están ocupadas, dijo Randolph.

Le ha permitido realizar nuevas contrataciones en su negocio, Harmony Homes, y también ha podido albergar a dos maestros nuevos en el sistema escolar y a tres familias de refugiados de Haití.

«Este es exactamente el tipo de gente que queríamos que viviera aquí», dijo.

La zonificación normalmente solo permitiría nueve viviendas unifamiliares en la parcela de siete acres, pero Randolph trabajó con la ciudad de Dover en un acuerdo especial llamado transferencia de derechos de desarrollo, que le permitió construir más densamente en la mitad de la parcela, conservando al mismo tiempo la otra mitad. Como parte del acuerdo, Randolph acordó limitar el alquiler a perpetuidad a una tasa justa de mercado.

La ciudad de Dover está promocionando el acuerdo como una forma creativa de abordar la crisis inmobiliaria de la ciudad.

“En Dover, lo que realmente permite esa creatividad es nuestra ordenanza de transferencia de derechos de desarrollo”, dijo Ryan Pope, navegador de vivienda de la ciudad de Dover. A través del acuerdo, los desarrolladores pagan por desarrollar unidades por encima del umbral permitido por la guía de subdivisión sobre espacios abiertos. Esos fondos van a la Comisión de Conservación.

«Podemos conservar tierras que son ambientalmente sensibles y permitir la densidad donde tenga sentido», dijo Pope.

La historia de Randolph fue un éxito destacado durante un foro sobre vivienda en el Instituto de Política de Saint Anselm el viernes, mientras funcionarios estatales y locales y defensores de la vivienda celebraban las pequeñas victorias en medio de una grave crisis de vivienda que continúa azotando al estado.

Pero el contexto más amplio muestra que el progreso en la flexibilización de las regulaciones para permitir más viviendas es lento y, en el mejor de los casos, gradual.

Los datos más recientes del NH Zoning Atlas mostraron escasos cambios entre 2022 y 2023. Para la mayoría de los tipos de viviendas, las regulaciones de zonificación no dieron lugar a ningún cambio en la superficie disponible para construir.

En lo que respecta a los cambios de zonificación, más jurisdicciones hicieron cambios para flexibilizar la zonificación que aquellas que hicieron cambios restrictivos. Eso significó que la zonificación se volvió más liberal en 135 distritos, pero más restrictiva en 79 distritos. Fuente: The Boston Globe.