Estados Unidos detiene las citas de asilo en el cruce de Texas

El gobierno de Biden dejó de tomar citas en aplicaciones móviles para admitir a solicitantes de asilo en un cruce fronterizo de Texas que conecta con una ciudad mexicana notoriamente peligrosa después de que activistas advirtieran a las autoridades estadounidenses que los inmigrantes estaban siendo objeto de extorsión allí.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU., no dio ninguna explicación sobre su decisión de dejar de programar nuevas citas a través de la aplicación CBP One para el cruce en Laredo, Texas.

Varios solicitantes de asilo dijeron que funcionarios mexicanos en Nuevo Laredo, al otro lado de la frontera con Laredo, Texas, los habían amenazado con retenerlos y hacerles faltar a sus citas de asilo programadas a menos que les pagaran. Los grupos humanitarios en Laredo dicen que recientemente habían advertido a CBP sobre los problemas y que ciertos grupos estaban controlando el acceso al cruce internacional del lado mexicano.

Los defensores de los inmigrantes dicen que la situación en Nuevo Laredo, plagada de luchas de cárteles y otros problemas, arroja dudas sobre el argumento del gobierno de que México es un lugar seguro para el número récord de personas que huyen de la violencia en Centroamérica y otros lugares.

Miles de solicitantes de asilo están atrapados en las ciudades fronterizas mexicanas, esperando hasta que puedan obtener una cita para buscar refugio en los Estados Unidos después de haber sido bloqueados durante la pandemia de COVID-19 por una restricción de salud pública llamada Título 42 que se levantó el mes pasado.