Inundaciones son crisis mundial; Lluvias causan inundaciones en partes de RI.

Las fuertes lluvias causaron el lunes inundaciones en partes de Rhode Island, en ciudades como Providence, Warwick, Cranston, East Providence, Pawtucket, Woonsocket, West Warwick, North Kingstown, Cumberland, Coventry y Smithfield. La ruta 10 en Union Avenue en Cranston estuvo cerrada por un tiempo debido a las inundaciones.

A nivel mundial también se sintieron los efectos de las inundaciones.

Aunque las inundaciones destructivas en India, Japón, China, Turquía y los Estados Unidos pueden parecer eventos distantes, los científicos atmosféricos dicen que tienen esto en común: las tormentas se están formando en una atmósfera más cálida, lo que hace que las lluvias extremas sean una realidad más frecuente ahora. El calentamiento adicional que los científicos predicen que se avecina solo empeorará las cosas.

Esto se debe a que una atmósfera más cálida contiene más humedad, lo que provoca que las tormentas arrojen más precipitaciones que pueden tener resultados mortales. Los contaminantes, especialmente el dióxido de carbono y el metano, están calentando la atmósfera. En lugar de permitir que el calor se irradie desde la Tierra hacia el espacio, se aferran a él.

Las escuelas en Nueva Delhi se vieron obligadas a cerrar el lunes después de que las fuertes lluvias monzónicas azotaran la capital india, con deslizamientos de tierra e inundaciones repentinas que mataron al menos a 15 personas en los últimos tres días. Más al norte, el desbordamiento del río Beas arrastró vehículos río abajo mientras inundaba los vecindarios.

En Japón, lluvias torrenciales azotaron el suroeste, provocando inundaciones y deslizamientos de tierra que dejaron dos muertos y al menos seis desaparecidos el lunes. La televisión local mostró casas dañadas en la prefectura de Fukuoka y agua fangosa del río Yamakuni crecido que parecía amenazar un puente en la ciudad de Yabakei.

En el condado de Ulster, en el valle de Hudson en Nueva York y en Vermont, algunos dijeron que las inundaciones son las peores que han visto desde la devastación del huracán Irene en 2011.