Los gobernadores republicanos podrían enviar tropas a la frontera para apoyar a Texas

Mientras los republicanos aplauden la creciente disputa del gobernador de Texas, Greg Abbott, con la administración Biden sobre la aplicación de la ley de inmigración, algunos gobernadores están considerando desplegar miembros de la Guardia Nacional en la frontera, nuevamente.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, fue uno de los primeros en enviar más personal a Texas el jueves, anunciando que enviaría cientos de miembros adicionales de la Guardia a medida que aumentan las tensiones entre las autoridades estatales y el gobierno de Estados Unidos sobre quién tiene el poder de hacer cumplir las políticas de inmigración, dónde y cómo.

Los republicanos dicen que se necesitan acciones más duras a lo largo de la frontera en respuesta a niveles récord de cruces ilegales, pero enviar miembros de la Guardia a la frontera no es algo nuevo.

DeSantis es uno de más de una docena de gobernadores republicanos que han enviado unidades de la Guardia Nacional estatal a la frontera sur desde 2021.

Su último despliegue se produce mientras Texas continúa negando la entrada a los agentes de la Patrulla Fronteriza estadounidense a un punto de cruce popular para migrantes en la ciudad fronteriza de Eagle Pass.

¿Qué está pasando en la frontera?

En el centro del enfrentamiento entre funcionarios de Texas y el gobierno federal se encuentra Shelby Park en Eagle Pass, que se ha convertido en uno de los lugares más concurridos para las personas que intentan cruzar a Estados Unidos ilegalmente desde México. El mes pasado, tropas de la Guardia Nacional de Texas tomaron el parque y comenzaron a rechazar a las autoridades federales de inmigración a pesar de las súplicas de funcionarios del gobierno estadounidense.

La aplicación de la ley en materia de inmigración suele ser una responsabilidad federal.

Abbott ha dicho que continuará implementando nuevas medidas de inmigración, calificándolas de “derecho constitucional a la autodefensa”.

El mes pasado, la Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó que a los agentes federales se les permitía retirar el alambre de púas colocado por agentes de Texas a lo largo de la frontera con México, incluido Shelby Park.

Desde entonces, Texas ha instalado más alambre de púas en Eagle Pass, lo que no estaba prohibido según la orden de la Corte Suprema.

La administración Biden ha argumentado que el cableado hace que sea difícil y peligroso para los agentes federales desempeñar sus funciones.

Otras medidas tomadas por Abbott como parte de su iniciativa de seguridad fronteriza incluyen una barrera flotante instalada en el Río Grande cerca de Eagle Pass, que también ha sido cuestionada por funcionarios federales.

¿Quién envía miembros de la Guardia?

Florida ya ha enviado más de 1,000 miembros de la Guardia, policías y otros oficiales a la frontera de Texas desde mayo pasado, según la División de Manejo de Emergencias de Florida.

Al menos una docena de gobernadores han enviado despliegues que van desde unas pocas docenas de miembros de la Guardia hasta más de 100, incluidos los de Arkansas, Oklahoma, Nebraska, Virginia y Virginia Occidental.

La gobernadora republicana de Dakota del Sur, Kristi Noem, fue la primera en enviar 50 miembros de la Guardia a Texas en 2021, los cuales fueron pagados por un donante republicano privado que ofreció $1 millón para hacer posible la misión. Dos años más tarde, desplegó al menos 50 más.

Algunos gobernadores también han mirado más allá de la Guardia Nacional, incluido el gobernador de Idaho, Brad Little, quien dijo la semana pasada que enviaría miembros adicionales de la policía estatal a Texas.

¿Qué hacen?

Los despliegues más recientes de la Guardia han sido en apoyo de la misión fronteriza de Abbott conocida como Operación Estrella Solitaria, que comenzó poco después de que el presidente Joe Biden asumiera el cargo.

Muchos se han utilizado para vigilancia, por ejemplo para detectar cruces ilegales. Luego, los migrantes son entregados a las autoridades federales de inmigración, aunque Abbott también ha autorizado a miembros de la Guardia Nacional de Texas a arrestar a migrantes por delitos menores de invasión de propiedad privada en algunas áreas. Los miembros de la Guardia Nacional también han instalado barricadas y alambre de púas.

Después de que la gobernadora de Iowa, Kim Reynolds, enviara más de 100 miembros de la Guardia y más de 30 policías estatales a Texas el año pasado, atribuyó a los despliegues la participación directa en docenas de casos y arrestos de tráfico de personas.

Pero los registros de Dakota del Sur muestran que algunos días las tropas tenían poco que hacer. Durante un despliegue apresurado de miembros de la Guardia Nacional de Texas al inicio de la misión, algunos también se quejaron de la baja moral y de las patrullas sin incidentes.

Los arrestos por allanamiento de morada han sido una parte clave de la misión fronteriza de casi $10 mil millones de dólares de Abbott, pero pronto podrían ser eliminados bajo una nueva ley estatal, que entrará en vigor en marzo, que permite a los agentes de policía en cualquier lugar de Texas arrestar a inmigrantes sospechosos de ingresar a la frontera de Estados Unidos ilegalmente.