Le cantan 8 años de prisión por enviar droga por correo desde Puerto Rico a RI

Un hombre de Woonsocket fue sentenciado a ocho años y medio de prisión por su papel en una conspiración que envió por correo más de 60 paquetes de cocaína, a menudo escondidos en botelleros y parlantes Bluetooth, a Rhode Island, anunció el fiscal federal Zachary A. Cunha. .

William Lugo, de 32 años, fue descrito como uno de los participantes iniciales en la conspiración, que enviaba la cocaína desde Puerto Rico a través del Servicio Postal de Estados Unidos, dijo Cunha en un comunicado de prensa.

Lugo admitió previamente ante un juez federal que había aceptado al menos ocho paquetes que contenían al menos un kilogramo de cocaína enviados desde Puerto Rico entre diciembre de 2017 y julio de 2020, dijo Cunha.

Lugo admitió que se comunicaba regularmente con presuntos líderes de la empresa de narcotráfico en Rhode Island y con cómplices en Puerto Rico a través de aplicaciones de redes sociales sobre cuándo se entregarían los paquetes de droga. Recibió pagos en efectivo por cada paquete que aceptó o recuperó, dijo Cunha.

El 14 de julio de 2020, inspectores del Servicio Postal de Estados Unidos y miembros del Grupo de Trabajo del Área de Tráfico de Drogas de Alta Intensidad de Rhode Island registraron la casa de Lugo, según Cunha. Dijo que confiscaron una pistola fantasma con nueve cartuchos de munición calibre .40, teléfonos celulares que Lugo usaba para comunicarse a través de aplicaciones de redes sociales con otros miembros de la conspiración y dos botelleros con la parte inferior rota y dos parlantes Bluetooth, entre otros artículos.

Lugo se declaró culpable el 1 de mayo de cargos de conspiración para distribuir cocaína, uso ilegal de un medio de comunicación (el correo de Estados Unidos) y ser una persona en posesión de municiones prohibidas.

Fue sentenciado el lunes por el juez del Tribunal de Distrito de Estados Unidos, William E. Smith, a 102 meses en una prisión federal, seguidos de tres años de libertad federal supervisada. Fuente: The Providence Journal.