/

Más de 7,000 migrantes avanza en caravana por el sur de México hacia EEUU

Una caravana formada por 7,000 migrantes, en su mayoría centroamericanos y caribeños, avanzaron lentamente el martes hacia el norte a través del sureño estado mexicano Chiapas con la esperanza de llegar a la frontera con Estados Unidos, un día antes de que funcionarios estadounidenses visiten México para discutir sobre migración.

Este miércoles, el secretario de Estado, Antony Blinken, y el jefe de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, visitarán México para reunirse con el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

Los funcionarios discutirán «la migración irregular sin precedentes en el hemisferio occidental e identificarán las formas en que México y Estados Unidos abordarán los desafíos de seguridad fronteriza», según un comunicado del portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller.

La reunión se produjo una semana después de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hablara por teléfono con López Obrador, llamada durante la que los dos líderes dijeron que era necesaria una mayor aplicación de la ley en la frontera que comparten sus países.

La caravana había pedido visados humanitarios al Instituto Nacional de Migración (INM) y a la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, según recogió el diario ‘Milenio’. Al no obtener ayuda, varios migrantes han protestado ante las instalaciones en el marco de un importante despliegue de seguridad de la Guardia Nacional para posteriormente emprender camino hacia el norte del estado.

La caravana porta una pancarta en la que afirman estar en un ‘Éxodo de la pobreza’. Esto se produce poco antes de que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, se reúna este miércoles con una delegación estadounidense encabezada por el secretario de Estado Antony Blinken en México en la que estarán presentes también el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas y la asesora de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Liz Sherwood-Randall. Las partes hablarán sobre las medidas para abordar el desafío de la seguridad fronteriza, incluyendo la apertura de los principales puertos de entrada a través de la frontera compartida, según indicó en un comunicado la Casa Blanca.