Padres demandan por discriminación a escuela en Rhode Island

DENUNCIAS RECIENTES DE DISCRIMINACIÓN

  • El pasado 26 de septiembre el Director de la División de Equidad, Diversidad e Inclusión de Rhode Island, Tomás Ávila, envió una carta a la Asociación de Empresarios Negros de Rhode Island desmintiendo que el estado discriminara a ese sector.
  • El 29 de septiembre el tesorero general de Rhode Island, James A. Diossa, enfrentó públicamente al The Washington Trust Bank por denuncias de discriminación contra hispanos y negros.
  • El 15 de agosto del congresista Adriano Espaillat ofreció una rueda de prensa en Providencia para denunciar el trato discriminatorio que se daba a la dominicana Sabina Matos en su carrera por el cargo de congresista por RI.

Los padres, identificados como James y Jane Doe, están pidiendo a un juez federal que prohíba a la Liga Inter-escolar de Rhode Island hacer cumplir la “regla de los ocho semestres” contra su hijo. Argumentan que la denegación de la liga de una exención de la regla es ilegal y viola la Ley de Estadounidenses con Discapacidades porque discrimina a los estudiantes, como su hijo, que no pueden completar la escuela secundaria en cuatro años.

«La realidad de la situación de John es que, debido a sus discapacidades y al curso que ha seguido, le llevará cinco años terminar la escuela secundaria en lugar de los cuatro años habituales», escribió el abogado de la familia, Robert Clark Corrente.

¿Qué es la ‘regla de los ocho semestres’ en los deportes RIIL?

La regla de ocho semestres dicta que una vez que un estudiante ingresa al noveno grado, está limitado a ocho semestres consecutivos de elegibilidad y “automáticamente deja de ser elegible para la competencia atlética cuatro años después de la fecha de ingreso al noveno grado”.

Cuando se le contactó para hacer comentarios, Michael Lunney, director ejecutivo de la Liga Interescolar de Rhode Island, dijo: “Nuestro abogado nos ha aconsejado que no comentemos sobre litigios pendientes. Sin embargo, la RIIL niega categóricamente cualquier acción ilegal y/o discriminatoria y espera que el asunto se aborde en los tribunales”.

‘Importancia crítica’ de los deportes

Según la denuncia presentada el martes en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos, el estudiante, identificado como John Doe, tiene 17 años y comenzó a tener dificultades académicas al ingresar a la escuela secundaria. Tuvo un primer año difícil en una escuela secundaria en 2020, ya que las clases se volvieron remotas y los deportes se cancelaron durante la pandemia de COVID. Los estudiantes participaron en una temporada de baloncesto modificada en la primavera de 2021, y ese otoño se llevaron a cabo algunos partidos de fútbol.

La familia decidió que John se beneficiaría del entorno pequeño y estructurado de un internado fuera del estado, aunque todavía no le habían diagnosticado discapacidades. Repitió su primer año en el internado, lo cual es común. En cambio, sus calificaciones empeoraron, perdió 60 libras y se deprimió profundamente.

Regresó a casa. Ese verano, fue evaluado y diagnosticado con TDAH, trastorno de hiperactividad; presentación predominantemente distraída; trastorno depresivo mayor; y estaba experimentando problemas en la lectura y la escritura. Le recetaron medicamentos y terapia, así como una mayor atención a la salud y el fitness.

En septiembre de 2022, sus padres lo inscribieron en una escuela privada en Rhode Island para su segundo año que le brindó adaptaciones académicas y de exámenes. Participó en deportes interescolares según lo recomendado por los médicos y mostró una marcada mejoría, según la demanda.

Sus padres solicitaron una exención de la regla de ocho semestres para su quinto año de escuela secundaria, sosteniendo que sus problemas de aprendizaje deberían tenerse en cuenta debido a la “importancia crítica” de su participación en deportes.

El comité vota en contra de permitir que el estudiante practique deportes

La demanda cita el propio sitio web de la Liga Interescolar sin fines de lucro, que enfatiza la competencia atlética como un componente importante en la educación de la mayoría de los estudiantes matriculados en las 60 escuelas miembros.

«Las investigaciones indican que los estudiantes atletas tienen mejores calificaciones que los no atletas y que los estudiantes atletas tienen tasas de asistencia más altas y tasas de graduación más altas», dice.

La liga enfatizó el valor de la disciplina, el trabajo en equipo, el respeto, la lealtad y las habilidades de gestión del tiempo que se cultivan en los deportes de la escuela secundaria.

La liga celebró una audiencia de exención en abril y los miembros revisaron los registros médicos y psiquiátricos de John, la evaluación del aprendizaje, los expedientes académicos escolares y las cartas de apoyo.

La decisión señala que participó en baloncesto, fútbol y atletismo al aire libre en su primer año en Rhode Island y en fútbol, baloncesto y lacrosse después de tomar la “elección personal” de transferirse el próximo año a un internado. Regresó a Rhode Island y jugó fútbol y baloncesto en su segundo año y es elegible para practicar deportes en el año escolar 2023-2024.

Pero el comité de seis miembros de la liga concluyó que los documentos y testimonios presentados no establecían “una dificultad académica o atlética” para respaldar la exención. Votó por 6 a 0 que no había identificado circunstancias atenuantes para establecer una dificultad indebida.

«Considerando los propósitos y la filosofía fundamental del RIIL… no se producirá un impacto desproporcionado para el solicitante, y el comité debe garantizar una perspectiva imparcial y apropiada en el tratamiento de este y otros solicitantes similares», se lee en la decisión.

John Doe apeló ante el Comité de Directores de Atletismo de la liga, que confirmó la decisión en septiembre.

“Aunque la regla de los ocho semestres aparentemente no es discriminatoria, tal como se aplica, discrimina a estudiantes como John que, debido a sus discapacidades, no pueden completar la escuela secundaria en cuatro años”, dice la demanda.

Además, argumentan, la liga ha concedido exenciones de elegibilidad a estudiantes cuyas solicitudes eran “fundamentalmente idénticas” a las de John Doe. Fuente: The Providence Journal