Se derrumba iglesia antigua en Connecticut

El elevado campanario y el techo de una histórica iglesia de Connecticut se derrumbaron el jueves, dejando un enorme agujero en la parte superior del edificio y el frente reducido a un montón de escombros.

No se reportaron muertos ni heridos en el colapso de la Primera Iglesia Congregacional en el centro de New London, que ocurrió alrededor de la 1:30 p. m., aunque después se llevó a cabo una búsqueda, dijeron las autoridades.

El departamento de bomberos encontró a una mujer en el edificio cuando acudió inicialmente, pero fue escoltada fuera y está a salvo, dijo el alcalde Michael Passero en una conferencia de prensa. Se cree que nadie más estuvo dentro, dijo.

Suponiendo que la ciudad confirme que no se perdieron vidas, las circunstancias del colapso fueron “extremadamente afortunadas”, dijo Passero. No había ningún servicio en ese momento y el edificio se cayó sobre sí mismo, en lugar de caer sobre la calle o las propiedades cercanas, que incluyen el Ayuntamiento y los dormitorios para estudiantes de Connecticut College.

“Podría haber sido un desastre mucho mayor para nosotros. Sin embargo, perdimos una preciada estructura histórica”, dijo.

La causa del colapso no se conoció de inmediato. Passero dijo que no había indicios previos de que hubiera algún problema con el edificio y que la ciudad no tenía conocimiento de que se estuviera realizando ningún trabajo en la propiedad. No quedó claro de inmediato si había sido inspeccionado recientemente, dijo.

Passero dijo que dos campanarios más pequeños que quedaron en el edificio tendrían que ser derribados inmediatamente. Queda por ver si será necesario demoler el resto del edificio, dijo, pero se espera que sea una “pérdida total”.

El edificio de piedra data de alrededor de 1850, según los registros de construcción estatales, aunque la congregación se remonta a mediados del siglo XVII, según su sitio web.

La Iglesia Engaging Heaven, que también rinde culto en el espacio, dijo en Facebook que no tenía conocimiento de que hubiera nadie dentro en el momento del colapso.