Surge división en Congreso de EEUU en la ayuda a Ucrania

La visita del presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy a Washington esta semana se produce en un momento crítico para su alianza con Estados Unidos, mientras los líderes republicanos en el Congreso divergen sobre cómo enviar más ayuda militar y humanitaria al país.

El presidente Joe Biden busca 24 mil millones de dólares adicionales en ayuda humanitaria y de seguridad para Ucrania, en línea con su promesa de ayudar al país «durante el tiempo que sea necesario» para expulsar a Rusia de sus fronteras.

Pero la ratificación de la solicitud de Biden es profundamente incierta gracias a una creciente división partidista en el Congreso sobre cómo proceder.

El presidente republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, ha dicho a los periodistas que quiere que se debata más ayuda a Ucrania por sus propios méritos como un proyecto de ley independiente, en lugar de vincularla a otras prioridades como la financiación gubernamental.

Pero el Senado tiene otras ideas. A los líderes de la cámara les gustaría combinar la ayuda a Ucrania con otras prioridades, como un proyecto de ley de gasto a corto plazo que probablemente será necesario para evitar un cierre a finales de septiembre.

Los diferentes enfoques amenazan con convertirse en un punto muerto que fácilmente podría retrasar futuras rondas de asistencia estadounidense a Ucrania, aumentando las apuestas para Zelenskyy en su primera visita a Estados Unidos desde su discurso sorpresa ante el Congreso a finales de 2022.

En ese discurso, Zelenskky agradeció a «todos los estadounidenses» por su apoyo mientras la entonces presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata por California, y la vicepresidenta Kamala Harris desplegaron dramáticamente una bandera ucraniana detrás de él.

Nueve meses después, ahora que los republicanos controlan la mayoría de la Cámara de Representantes, existe una creciente cautela entre los votantes sobre el apoyo continuo a Ucrania mientras Rusia convierte su invasión en una costosa guerra de desgaste. En el Congreso, ese escepticismo se concentra entre los republicanos de la Cámara de Representantes, donde muchos comparten el enfoque de «Estados Unidos primero» del expresidente Donald Trump y quieren detener la ayuda por completo.

Estados Unidos ha aprobado cuatro rondas de ayuda a Ucrania en respuesta a la invasión rusa hasta el momento, por un total de alrededor de 113.000 millones de dólares, y parte de ese dinero se ha destinado a reponer el equipo militar estadounidense enviado al frente.

La mayoría de los miembros de la Cámara y el Senado apoyan la ayuda y consideran que la defensa de Ucrania y su democracia es un imperativo global.